top of page
ctzam 01 (15).JPG

CASA KAAB

Fusionando la Elegancia con la Historia

La creatividad en el diseño de interiores se manifiesta de forma infinita, y en esta ocasión se explora un enfoque único e inspirador: el diseño basado en el impactante evento geológico del Cráter Chicxulub. Este diseño busca no solo deleitar estéticamente, sino contar una historia profunda mediante elementos cuidadosamente seleccionados. La paleta de colores refleja los tonos terrosos y minerales de la región, incorporando elegantes elementos metálicos. Las texturas orgánicas se inspiran en el suelo y flora de Chicxulub, creando un ambiente acogedor. La iluminación busca recrear la atmósfera post-impacto con formas orgánicas y sombras estratégicas. El arte geológico en las paredes cuenta la historia del cráter, mientras que el mobiliario, inspirado en la naturaleza, busca evocar la belleza de la flora y fauna post-impacto. El diseño abraza la sostenibilidad, reflejando el renacimiento de la vida y la importancia de cuidar el entorno.

Recibidor de Encanto:

Un Umbral Hacia la Historia de Chicxulub: Adentrarse en esta casa es comenzar un viaje visual que fusiona la elegancia contemporánea con la riqueza geológica de Chicxulub. Al cruzar el umbral, a mano derecha, el papel tapiz que emula las piedras de cuarzo ofrece un toque de sofisticación natural, recordando la intrincada topografía de la región. Este elemento texturizado crea una conexión inmediata con la tierra y establece el tono para el diseño interior inspirado en el impactante cráter. Justo en frente, como el foco central del recibidor, un cuadro circular de color azul se presenta como una obra maestra única. Este cuadro, intervenido con piedras y tierra encapsulada en resina, encapsula la esencia misma del evento cósmico que dio forma a Chicxulub. La mezcla de elementos naturales y artísticos en esta pieza crea una narrativa visual que invita a la contemplación y conecta los elementos celestiales con la tierra tangible. A su alrededor, dos jarrones de barro, modelados con la tierra de Yucatán, se erigen como testigos silenciosos de la conexión entre la artesanía local y la historia geológica. Ramas secas naturales y una esfera tallada de madera añaden una textura orgánica, infundiendo el espacio con un encanto auténtico. A mano izquierda, dos lámparas circulares minimalistas en la pared arrojan una luz suave, destacando la simetría y enfatizando la elegancia minimalista del espacio. Estas lámparas, con su diseño contemporáneo, se integran perfectamente con el concepto general del recibidor, proporcionando una iluminación sutil que agrega calidez al entorno.

0ctzam 01 (113).jpg
0ctzam 01 (383).jpg

Sala, comedor y cocina: Armonía Histórica y Contemporánea:

Este espacio de sala, comedor y cocina es una sinfonía visual que fusiona la elegancia del diseño minimalista con la riqueza histórica de Yucatán. La tapicería orgánica en los muebles de madera contrasta armoniosamente con una pared revestida de mármol, creando un equilibrio entre lo natural y lo sofisticado. El ventanal que se abre hacia el patio interior revela una vista majestuosa de la naturaleza circundante, ofreciendo un respiro sereno. Un elemento icónico en este espacio es la trenza monumental suspendida del techo, un homenaje al pasado histórico de Yucatán. Una explosión de color y significado se encuentra en la obra de arte junto a la trenza, dos círculos de madera que forman una visión artística del impacto del meteorito. Los azules vibrantes y tonos verdosos evocan la atmósfera mística. El comedor, con una mesa de madera de carácter megalítico flotando sobre una estructura de acero cortado a láser, transmite elegancia y modernidad. Una credenza de madera con detalles de mármol complementa la escena, fusionando funcionalidad y estética. Entre el comedor y la cocina, una puerta corrediza emerge como una de las piezas más destacadas de la propiedad. Inspirada en los muebles clásicos de Yucatán, está intervenida con petatillo, un material histórico del trenzado de fibras naturales, añadiendo un elemento de autenticidad cultural al espacio. La cocina, con su carácter minimalista en madera, se presenta con humildad y sencillez.

Una Odisea de Arte y Legado en la Planta Alta:


Al ascender por la escalera de cedro, que simula el tronco de un árbol, se desvela la planta alta de esta propiedad, un espacio intrincadamente diseñado que rinde homenaje a Chicxulub y teje una narrativa única de renacimiento y conexión con la historia de la Tierra. El primer impacto visual es "Madre Tierra", una obra de arte que personifica la nobleza de la tierra en forma de mujer. Este cuadro trasciende el arte convencional al hablar de la madre que abraza a todos los habitantes del planeta. Girando la mirada, nos encontramos con "La Mano de Dios", una colosal obra que pesa 160 kilos, una representación poética del impacto del meteorito de Chicxulub. ¿Es la vida misma lo que nos cuenta esta obra, o es la cara de Dios hecha piedra? La dualidad entre destrucción y vida, intrínseca al evento geológico, se manifiesta con maestría en esta creación artística. Cada piedra preciosa en esta obra representa la piedra correspondiente al mes de nacimiento de los integrantes de la familia como representación y oda a la vida.

Esta obra, más que una representación del impacto del meteorito de Chicxulub, es una reflexión sobre el equilibrio entre destrucción y creación, sugiriendo la posibilidad de que la vida llegó a la Tier
ra a través de un meteorito, una idea respaldada por recientes estudios científicos. En la doble altura, una lámpara de anillos dorados evoca las formas elípticas del desplazamiento terrestre por el cosmos, agregando un toque celestial al espacio. Un momento notable es la introducción de una cortina de terciopelo mostaza, no solo con propiedades acústicas, sino que también envuelve la sala de entretenimiento, diseñada a medida con mobiliario que funciona como lienzo para obras de arte. Una ilustración de la formación del planeta y un atardecer en la península de Yucatán adornan estos muebles, sumergiendo el espacio en la historia geológica y cultural de la región.

En un rincón especial, un gran librero alberga una curaduría de objetos con materiales históricos que datan desde el Cretáceo hasta creaciones contemporáneas de artesanos de la región, construyendo un puente tangible entre el pasado y el presente. La privacidad toma forma en el área de gimnasio, separada por una puerta corrediza de madera y petatillo. Esta planta alberga tres dormitorios, cada uno con su propia narrativa única. La habitación principal, minimalista, presenta un cubo en el que se encuentra un jardín de cactus, evocando paisajes áridos. Su cama, con una cabecera de madera maciza y lámparas de metal dorado, crea un oasis de serenidad y sofisticación. Los cuartos secundarios cuentan historias distintas: uno refleja la frescura y nobleza de una adolescente con mobiliario en madera clara y lámparas con tecnología de cromosaturación; el otro, dedicado a un amante de los autos y destacado deportista de tenis, juega con texturas clásicas masculinas, como cuero y colores sobrios, creando un espacio de relajación y estudio.

Cada detalle en esta planta alta está meticulosamente pensado para contar una historia que culmina en un diseño de interiores cargado de vida y renacimiento. Más que un espacio arquitectónico, es un legado que los propietarios desean transmitir a las generaciones venideras, una invitación a contemplar la naturaleza y a recordar la importancia vital de cuidar nuestro planeta, nuestra madre tierra. En este rincón de Chicxulub, la historia se despliega en cada rincón, invitándonos a reflexionar sobre nuestro origen y a abrazar la responsabilidad de preservar nuestro hogar común.


"En la sinfonía de la creatividad, la integración del arte en el diseño interior y la arquitectura no solo transforma espacios, sino que erige testimonios sensoriales. Es la fusión de formas y emociones que da vida a experiencias únicas, donde cada rincón se convierte en un lienzo narrativo que invita al alma a explorar la magia que reside en la convergencia de estilos, colores y texturas."
ADRIAN GÓMEZ

bottom of page