C8.jpg

/

KAUS NATURA

No hay como sumergirse en el arte, rodearse de conceptos, ideas, colores y formas, hacerse parte del momento artístico, entrar en una galería y convertirse en la pieza que falta, en el espectador, y pasearse entre las obras, interactuando con ellas a través de la mirada, siendo parte del momento, de la galería, para esto, la exposición dispuesta debe invitar al espectador a convertirse en testigo de la misma.

KAUS 01, 02 y 03 cautivan antes de entrar en la sala el público es recibido por una gran criatura con un bombillo por cabeza, su forma particular, atribuida por el material del que está hecha, despierta la curiosidad apenas es percibida, y, como si nada, quien se voltea para apreciar el resto de la galería, se ve rodeado de criaturas similares, cada uno con un color distinto, pero todos con una luz en sus cabezas.

Como estrellas dispuestas en un firmamento, estos seres de KAUS, se distribuyen por el espacio, invitándonos a observarlos, a detallar el Henequén del que están hechos, una planta originaria de la Península de Yucatán en México, que, luego de pasar por una técnica de teñido del alto Perú, cada uno de los seres de KAUS recibe un color específico, lo que hace única a cada pieza.

Aunque, si bien cada criatura en KAUS, recibe un color y parece individual a todas las conecta el mensaje que encierra la luz en sus cabezas, la misma resplandece con un color morado, ambos color y luz, nos hablan del alma humana y donde se encierra, habla de la energía vital que reside que cada ser y nos invita a conectarnos a esa energía, a ser todos parte de un todo, a pesar de los colores que nos hacen individuales.

Empleando diferentes materiales y técnicas, KAUSLAB nos ofrece una serie de piezas que nos invitan a sumergirnos en un universo, a explorarlas, detallarlas y ser cautivados por su simbolismo y su propuesta estética tan particular, recorrer el espacio, buscando similitudes y diferencias entre cada uno de estos seres, percibiendo todos como parte de una sola experiencia, de una misma composición; nos invita a movernos por la exposición, siendo parte de ella.  

Continuando con el hilo conceptual de la obra Serie Kaus 01_02_03 nace la idea de realizar una exposición virtual, donde algo habitual como visitar una sala de museo se transforme en una nueva experiencia que nos traslade a otras posibilidades de visualización donde el espectador pierda la noción de la realidad física donde se encuentra, haciéndose participe en la contemplación de cada una de las piezas.

Los KAUS son pequeños seres de luz que van recorriendo el mundo tomando energía del universo para alimentarse, de la misma forma como el ser humano alimenta su alma y la transforma en la luz que irradia e ilumina su camino y de quienes le hacen compañía.

La personalidad y la apariencia de un KAUS viene dada por los elementos que la tierra le proporciona para protegerse, una piel que los cubre, una materialidad que los identifica, siendo esta la característica que los hará diferenciarse entre unos y otros dotándolos de una belleza peculiar que proviene de la madre tierra, a ello se debe el nombre de esta exposición GEA KAUS, dando razón al origen etimológico de la palabra tierra, el hogar que dona sus recursos a nuevos seres dándole formas y propiedades únicas que los protegerán de las adversidades en su entorno.

La materialidad de estos seres está organizada en tres líneas claramente definidas, inicialmente se encuentran KAUS NATURA cuya cobertura está compuesta por semillas, cortezas o fibras como el mimbre y el henequén planta originaria de la cultura Yucateca que ha sido teñida por pigmentos provenientes del Perú en tonos gris, verde o amarillo. La siguiente línea denominada KAUS METAL, son piezas que poseen la cualidad de tomar las características del metal y reflejar el colorido de su entorno siendo un espejo de lo que nos rodea pudiendo camuflagearse. Por último se encuentra la línea KAUS LUXURY conformada por todos aquellos materiales provenientes de la tierra considerada por el ser humano como joyas, representadas por las perlas, las piedras preciosas, el oro y la plata.

Sin duda GEA KAUS lleva el arte a una nueva dimensión que se aproxima a la experiencia de un futuro no lejano, la realidad tecnológica en la que vivimos que nos aparta de un hecho real y nos lleva a una experiencia virtual inmersiva